Como antecedente a este planeamiento, encontramos en primer lugar un proyecto de Delimitación de Suelo Urbano, donde el Ayuntamiento de San Pedro aparecía como promotor, aprobadas definitivamente el 23 de mayo de 1985 (BOP 12/07/1985), y que remitía en gran parte, especialmente en el tema de las Normas Urbanísticas, a las Normas Subsidiarias Provinciales. Sobre este planeamiento se realizaron una serie de modificaciones, de las que algunas no llegaron a prosperar. Posteriormente, la Comisión Provincial de Urbanismo de Albacete aprobó, el 3 de marzo de 2000, las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal de San Pedro, vigentes hasta la aprobación del Plan de Ordenación Municipal que hoy nos ocupa.

Desde el año 2000 no se había realizado ningún tipo de modificación en las Normas, por lo que surgió la necesidad de actualizar el planeamiento vigente, tanto por la exigencia de la actual normativa, como por el cambio de necesidades urbanísticas experimentadas por el término municipal. De hecho, el Ayuntamiento llegó a promover una MP de las NNSS, que incluía un total de 6 cambios, que nunca llegó a entrar en vigor. De ahí, que en diciembre de 2007 se iniciase la redacción del Plan de Ordenación Municipal de San Pedro, aprobado el pasado 27 de julio de 2012 por la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Albacete.

Con el actual Plan, además de variar la clasificación actual del suelo, para así potenciar la economía de este término municipal y favorecer un mayor desarrollo del mismo, se pretende:

Habilitar suelo para la construcción de un polígono industrial que sea el motor de la economía local y de la revitalización del municipio.
Habilitar suelo para la construcción de viviendas que satisfaga la demanda existente, tanto de residencia principal como secundaria.
Establecer un régimen de protección adecuado tanto para el suelo rústico, como para los valores ecológicos, paisajísticos y culturales del municipio.
Ordenar adecuadamente el entorno de la vega del río Quéjola a su paso por San Pedro, como ámbito fundamental de la vida social y del sector terciario en el término.
Definir y mejorar los sistemas generales de los principales núcleos urbanos, ya que estos son escasos y normalmente nunca son contemplados en actuaciones urbanísticas aisladas.
Se trata de un plan ambicioso que hay que enmarcar en la línea de planes que intentan llevar a cabo un cambio de rumbo en el desarrollo de pequeños núcleos respecto a una vía ya agotada, que es la de los asentamientos de economía agrícola tradicional.

San Pedro se presta bien al "experimento" en tanto que, habiendo sido siempre un modesto núcleo rural, ha sabido mantenerse activo aprovechando su buena ubicación en una de las vías de salida de la sierra de Alcaraz hacia Albacete. Su cabecera es de hecho el punto poblado más cercano a la intersección de la autonómica que desde Hellín se dirige a Tomelloso (CM-313) con la nacional N-322 de Albacete a Jaén, presentando el término municipal un interesante paisaje de transición entre sierra y llano.

San Pedro es, además, un municipio de economía saneada que permite plantearse objetivos más ambiciosos que otros municipios de similar tamaño, proponiendo un cambio de modelo en relación con el plan vigente hasta ahora, y que tiene como principal premisa diversificar la economía rural, aumentando la actividad industrial y de servicios, aunque sin olvidar nunca al sector agrario. Coherentemente con este planteamiento, se plantea centrar la actividad, que no esté directamente vinculada a la producción agrícola, en un Polígono Industrial de nueva creación, que a su vez es la principal innovación que el POM propone. El nuevo polígono industrial se ubica junto al núcleo de San Pedro, al otro lado de la variante de la carretera CM-313 Hellín - Tomelloso, siendo esta una ubicación novedosa, ya que el planeamiento anterior planteaba varios pequeños polígonos industriales en ubicación dispersa y que aprovechaban asentamientos existentes, polígonos que, por otro lado, no se han desarrollado y ahora se suprimen por inviables. El nuevo polígono, cuya actividad se verá favorecida por la construcción de la nueva autovía hacia Andalucía, pretende ser el principal motor del crecimiento previsto por el POM. Si bien en este crecimiento desempeñan también un papel importante el sector turístico (principalmente vivienda turística, de segunda residencia o de turismo rural) y las buenas comunicaciones por carretera del núcleo urbano de San Pedro (a escasos 35 km. de la capital provincial; muy próximo al corredor del río Jardín, por el que transcurre la N-322; y a pie de la carretera autonómica CM-313 que une Hellín con Tomelloso).

Mención especial merece la apuesta que hace el POM por potenciar la zona del Paseo de la Libertad, como centro de gravedad del núcleo de San Pedro, aprovechando el paso del río Quéjola como foco de esparcimiento de la población. Hablamos principalmente de la conexión de los dos grandes barrios que configuran el núcleo de San Pedro y que se encuentran separados por el pequeño río Quéjola que, al sufrir episodios de inundación, ha supuesto siempre un freno a esa unión; pero también del problema de tráfico que plantea cruzar cada uno de los dos barrios por un callejero estrecho y sinuoso. Se trata de un problema que el núcleo principal viene arrastrando desde sus orígenes y por tanto una apuesta que San Pedro lleva reivindicando desde planes anteriores, y que definitivamente decide resolver supeditando la ocupación de la zona inundable a la realización de una serie de obras hidráulicas previstas y valoradas en el POM. La apuesta es valiente, en tanto que para poder aprovechar el atractivo del río Quéjola hay que solucionar, de una vez por todas, el riesgo de inundación, por lo cual el POM propone una actuación radical: aumentar la capacidad del cauce del río y construir una serie de diques que drenen el área inundable y laminen adecuadamente el flujo. Las saneadas finanzas del ayuntamiento, unido a la oportuna colaboración de las administraciones con competencia en materia de aguas, medio ambiente y, en su caso, urbanismo, permitirán en un futuro próximo realizar estas actuaciones que, en todo caso, el POM plantea de tal modo que tengan un coste asumible. De esta forma, el POM ordena la zona del río confiriéndole un fuerte carácter terciario, recreativo y dotacional que redundará en beneficio de una efectiva y dinámica unión de los dos barrios que forman el núcleo de San Pedro.

Como actuaciones complementarias a las anteriores hemos de señalar:

La creación de una zona de ordenación que, de modo complementario al polígono industrial, permita a los vecinos disponer de vivienda con buena accesibilidad, parcela adecuada y régimen de usos que permita combinar la vivienda con las necesidades de almacenaje y pequeña industria de muchos de los hogares de este tipo de municipios
Un incremento notable de zonas verdes, entre ellas un verdadero parque que supera la hectárea de superficie, llegando a los 12.982m2, en pleno centro de San Pedro y junto al río, aprovechando el jardín fluvial existente.
El fomento de la construcción de viviendas de segunda residencia en entornos rurales atractivos, como son las pedanías de Cañada Juncosa y Casas de Abajo, mediante la clasificación de suelos urbanizables en ubicaciones adecuadas; fomentando con ello el desarrollo de estos pequeños núcleos a fin de frenar la sangría poblacional que afecta a estos interesantes entornos.
El aumento de suelos destinados a equipamientos, con especial atención al equipamiento deportivo municipal.
La creación de itinerarios alternativos de tráfico rodado de carácter local a fin de poder en un futuro conectar directamente desde la CM-313 con las carreteras A-1 a Casas de Lázaro y A-18 a Casas de Abajo y Cañada Juncosa, sin tener que cruzar el núcleo de San Pedro.
En conjunto el POM clasifica suelo urbano y urbanizable con capacidad total, en el conjunto de los núcleos urbanos del municipio, de más de 800 viviendas; lo que permitirá una holgada vigencia del POM.
En el núcleo de San Pedro, dentro del suelo urbano se clasifican 3 Unidades de Actuación como Suelo Urbano No Consolidado de uso Residencial. El suelo urbanizable se reparte en diez Sectores diferentes, de uso Residencial, de los cuales dos se ubican separados del casco urbano por la rambla de Loma Larga, mientras que los otros ocho sectores se reparten entre los dos barrios que separa el río Quéjola, contiguos al suelo urbano. También se programan tres sectores de uso Industrial.

En cuanto a las pedanías, se plantean varios sectores de suelo urbanizable, uno en Casas de Abajo, de uso Residencial también, y tres en Cañada Juncosa, uno de ellos de uso global Industrial, situándose contiguos a suelo urbano por el lado opuesto a la citada rambla.

El POM establece varios horizontes diferentes de proyecciones, diferenciando la población permanente de la población estacional. Actualmente la población actual es de 1.229 habitantes permanentes y una capacidad de 1.087 habitantes estacionales. En el final del periodo de vigencia del POM la población será de 3.185 habitantes permanentes y 2.224 habitantes estacionales.

En la siguiente tabla aparecen las superficies de cada tipo de suelo, en cada uno de los núcleos que forman el municipio de San Pedro:

TABLA DE SUELO CLASIFICADO POR EL POM DE SAN PEDRO

SUC SUNC SUB SRR SRNUEP
SAN PEDRO 401.636 25.694 362.042
POLÍGONO IND. 0 0 259.391
CUEVAS DEL MOLINO 11.846 0 0
CASAS DE ABAJO 16.649 0 17.848
CAÑADA JUNCOSA 42.997 0 64.341
TOTALES: 473.128 25.984 710.355 37.214.222 44.669.647

En cuanto a los sistemas generales, señalar que el desarrollo propuesto está bien organizado y que el POM ha previsto los sistemas generales necesarios para articular el mismo, otorgándose una especial atención al sistema general viario, que se ha completado con una propuesta ambiciosa que intenta resolver las actuales debilidades de San Pedro en este sentido; prestando el plan especial atención a los problemas actuales de comunicación entre los dos barrios que forman el núcleo de San Pedro, tal y como explicábamos anteriormente.

Por su parte, las reservas establecidas en concepto de zona verde (33.740 m2) son generosas, y superan con creces el estándar mínimo previsto en la legislación vigente. En general, están bien ubicadas, si bien ha sido inevitable que algunas de ellas no dispongan de una centralidad idónea, (nos referimos a un jardín público en las afueras de Cañada Juncosa y otro a la entrada de San Pedro). En cualquier caso, se trata de jardines existentes, que el municipio no ha considerado razonable cambiar de ubicación, habiendo introducido el Ayuntamiento mejoras que garantizan en todo caso una accesibilidad adecuada. En total se trata de siete jardines y de un parque de 12.982 m2, situándose este último en la zona de San Pedro que el Plan potencia más, en la confluencia de la Avenida de la Libertad con el río Quéjola, lo que va a suponer un foco de esparcimiento para el disfrute de la población de San Pedro.

A modo de conclusión, señalar que el Plan de Ordenación Municipal de San Pedro representa una interesante apuesta por el desarrollo y dinamización del municipio, sus núcleos y su actividad económica, planteando un modelo territorial y de desarrollo urbano coherente en líneas generales, sostenible en la medida en que justifica que el territorio dispone de los recursos suficientes para responder al desarrollo, respetuoso con los valores que deben guiar la actividad de ordenación de la administración pública, y que redundará en beneficio del municipio de San Pedro y de sus ciudadanos.

Albacete, 5 de septiembre de 2012